12 de octubre. Día Mundial de las Enfermedades Reumáticas

12 Oct 2021

Artrosis, artritis, fibromialgia, gota, espondilitis anquilosante, lupus eritematoso sistémico y osteoporosis son algunas de las enfermedades reumáticas más conocidas, pero existen más de 200 patologías distintas y diversas dentro de grupo de patologías de carácter crónico, por ello, cada 12 de octubre se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Reumáticas y desde COFICAM destacan el importante papel de la Fisioterapia para disminuir el dolor y mantener la capacidad funcional en los pacientes afectados por estas enfermedades.

Las enfermedades reumáticas son muy prevalentes entre la población, estimando que, en España, afectan a 1 de cada 4 personas mayores de 20 años. Este tipo de patologías actúan tanto sobre el sistema músculo-esquelético como sobre diversos órganos y sistemas (la piel, los ojos, el aparato digestivo, etc.) dificultando las actividades de la vida diaria del paciente, la actividad física y la actividad laboral. 

Las señales y síntomas más frecuentes de estas patologías son la inflamación de una o más articulaciones, rigidez alrededor de las mismas, dolor constante o recurrente, dificultad para utilizar o mover una articulación y calor, enrojecimiento o inflamación de la zona alrededor de una articulación.

 

¿Qué papel tiene la Fisioterapia en las enfermedades reumáticas? 

La Fisioterapia es una parte muy importante de la recuperación ya que ayuda en el manejo del dolor articular y en la rehabilitación de la funcionalidad. Las técnicas de terapia manual, masoterapia, electroterapia, estiramientos musculares y la aplicación de ejercicio terapéutico, siempre bajo la supervisión del fisioterapeuta, son las principales herramientas para el tratamiento de los pacientes reumáticos.

Las sesiones deben planificarse en función de la persona y la fase de su patología. “En los procesos agudos de enfermedad el tratamiento se centrará en disminuir el dolor y la inflamación así como evitar las deformidades, en procesos crónicos nos plantearemos como objetivos mantener la amplitud articular y fortalecer la musculatura periarticular manteniendo en la medida de lo posible la funcionalidad del paciente” apuntan desde COFICAM. 

 

Llevar una vida saludable mejora la calidad de vida

Las enfermedades reumáticas tienen un gran impacto en el individuo y en la sociedad.  Por ello, llevar una dieta sana y equilibrada, evitar el alcohol, el tabaco y el sedentarismo y realizar ejercicio físico de forma constante y adaptado a las condiciones físicas de cada persona es fundamental para mantener una buena calidad de vida. La adhesión al tratamiento pautado por el fisioterapeuta y una higiene postural adecuada son también pilares fundamentales para la buena evolución de este tipo de patologías. 

Por último, cabe destacar que este tipo de patologías no sólo se dan en personas mayores, sino que también afectan a otros sectores de la población como son jóvenes e incluso niños. Su detección precoz resulta fundamental para, con un tratamiento fisioterápico adecuado, mejorar las condiciones de vida de estos pacientes.

 

Facebook Twitter Imprimir Mas