LOS NUEVOS BENEFICIOS PARA AUTÓNOMOS

26 Ene 2018

Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, entre las que destaca la ampliación de la tarifa plana, supone una serie de ventajas fiscales desde principios de año, que hace pensar a muchos la posibilidad de convertirse en autónomo

La famosa “tarifa plana” para autónomos es una medida para impulsar el autoempleo que consiste en el pago de una cuota mensual reducida a la Seguridad Social en calidad de autónomo. Una medida introducida en 2013 que ha ayudado a muchos nuevos autónomos a dar sus primeros pasos, pero que también ha generado grandes controversias.

     Esa es la razón de que el Gobierno, en la nueva Ley de autónomos cuya aprobación definitiva se produjo en octubre de 2017, proyectará la ampliación del primer tramo de esta bonificación para nuevos autónomos, pasando de seis meses a un año. Medida que entró en vigor el pasado 1 de enero.

     De ese modo, cualquier fisioterapeuta que pensase en hacerse autónomo, pagaría una cuota a la Seguridad Social de 50 euros mensuales o un 80% de bonificación en caso de cotizar por bases superiores a la mínima establecida (919,80 euros), en lugar de los 275,02 euros que constituyen la cuota mensual para el resto de autónomos. Una medida que ha tenido una gran aceptación, y que está resultando ser un importante impulso en el apoyo al autoempleo y nuevos emprendedores.

     Transcurrido el primer año, es decir del mes 12 al 18, 50% de reducción, que se quedaría en 137,97 euros; y de los meses 18 al 24, 30% de reducción que se quedaría con las bases y tipos de cotización de 2017 en 192,79 euros.

     Veinticuatro meses de bonificaciones que, en el caso de fisioterapeutas hombres menores de 30 años o mujeres menores de 35, se amplía otros 12 meses más, con una reducción del 30%, siendo por tanto el total de los incentivos para este colectivo de 36 meses.

     Aunque la normativa se publicó en el BOE el pasado 26 de octubre, algunas medidas no han entrado en vigor hasta el pasado primero de año. Es el caso de los fisioterapeutas que decidan hacerse autónomos y utilizar una parte de su vivienda como lugar de trabajo. En concreto, podrán deducirse el 30% de la parte de los gastos de suministros (agua, luz, electricidad o telefonía) atribuibles a la actividad económica, para lo que se aplicará un cociente en función de los metros cuadrados de la vivienda que se utilicen para el trabajo.

     Según el ejemplo que puso Hacienda en su día, si la vivienda del profesional tiene 100 metros cuadrados de los que 40 se destinan a la actividad económica, el contribuyente tendrá que calcular el 30% de esos 40 metros cuadrados, de lo que resulta 12, que será el porcentaje a deducir de los gastos por suministros.

     También podrán comenzar a contar con las desgravaciones de hasta 26,67 euros diarios por los gastos de manutención. El gasto podrá deducirse si se hace en establecimientos de restauración y hostelería y se paga con cualquier medio electrónico.

Google Facebook Twitter Imprimir Mas